By using this site you agree that cookies are used for purposes of analysis and relevance     Yes, I agree  No, I want more informations
> Lugar > El palacete de los abades de Cluny

EL PALACETE DE LOS ABADES DE CLUNY

 

ATENCIÓN: hasta el otoño de 2021, el palacete medieval y el patio están cerrados por obras.
Desde la nueva recepción, se puede acceder a una visita restringida que incluye: el frigidarium (visita libre); el conjunto de los baños galorromanos restaurados (visita guiada); la sala de La dama y el unicornio; una selección de 70 tesoros de la colección permanente del museo y las exposiciones temporales.

El edificio del museo 

El poder de la orden de Cluny

La orden monástica, establecida en Borgoña y que controla una amplia red de abadías en toda Europa occidental, poseía tres colegios, situados estratégicamente cerca de los centros de poder en París y Aviñón, así como en Dole, en la tierra del Imperio. Estos establecimientos acogen a los novicios de la orden para sus estudios universitarios. El colegio parisino fue construido en el siglo XIII, al sur de la actual plaza de la Sorbona. El abad de Cluny, por su parte, disponía de un alojamiento en la capital, más adecuado a su rango y situado en las inmediaciones.

Historia de la construcción

La residencia original y contemporánea del colegio sólo se conoce a través de una mención de archivo. El palacete actual fue construido a partir de 1485 por Jacques d'Amboise, abad de Cluny, procedente de una de las familias dominantes de finales del siglo 15. A la cabeza de la orden cluniacense, el joven abad encargó la construcción de un edificio para magnificar su rango en la jerarquía: materiales caros, plano complejo y decoración opulenta.

El palacete de los abades de Cluny

El palacete de los abades, un lugar de residencia y representación, está adosado e íntimamente mezclado con las termas galorromanas, que ocupan el lado oeste de la parcela. La subsistencia de estos imponentes edificios antiguos y su integración no son una singularidad; la dimensión económica del proyecto arquitectónico puede explicarlo en parte. Habría resultado muy caro demoler estos edificios antiguos para conseguir un terreno vago y se habría incurrido en enormes gastos de mano de obra, sin poder vender los materiales recuperados. Por lo tanto, el constructor aceptó estas limitaciones y sacó ventaja de ellas con genialidad.

Un palacete moderno e innovador

Construida en estilo gótico, la morada de los abades de Cluny apuesta por un tipo de residencia excepcional conocido como ‘palacete’, que consiste en una fórmula arquitectónica urbana que alcanzó un gran éxito durante todo el Antiguo Régimen. El muro ciego almenado de la calle bordea un vasto patio interior, al que se accede por una entrada de carruajes y una pequeña puerta. Las fachadas muestran una exuberante decoración escultórica de estilo gótico flamígero. En los frontales, tragaluces altos, en las fachadas de la torre de la escalera, los escudos de Jacques d'Amboise afirman el poder y el rango del comanditario. La parte central del edificio está flanqueada por dos alas, una alberga, en su planta baja, las cocinas y, la otra, al oeste, forma una galería en su primera planta, que corona una serie de arcadas abiertas. El arquitecto explotó hábilmente un terreno irregular y la presencia de edificios antiguos y encontró soluciones innovadoras a estas limitaciones.

La capilla del palacete de Cluny

La capilla, la joya del hotel, ocupa un lugar singular en la parte trasera del edificio, lo que marca su carácter privado. De planta casi cuadrada, despliega desde su único pilar central una densa red de nervaduras. También funcionaba como una rótula de distribución y permitía al abad acceder al jardín, completamente llano, por una escalera de caracol que conducía a un espacio abovedado. Este jardín, antaño poco profundo, seguía el eje del edificio principal. Al oeste, se instalaron dos jardines colgantes en las gruesas bóvedas del frigidarium y en la actual sala románica (sala 10).

Un pequeño palacio dentro de la ciudad

El palacete

Hoy en día, el palacete de los abades de Cluny es, a la vez, muy similar y muy distinto a cómo era en la Edad Media. Sus fachadas y tejados se beneficiaron, en el siglo 19, de una restauración de excelente calidad, llevada a cabo escrupulosamente por Albert Lenoir, respetando las disposiciones originales. Sin embargo, el tejido urbano en el que estaba incrustado ha desaparecido, a raíz de los trabajos de urbanismo del barón Haussmann, que cambiaron significativamente la percepción de esta "pepita urbana", como la llamó Prosper Mérimée, una insigne joya de la arquitectura civil medieval.