By using this site you agree that cookies are used for purposes of analysis and relevance     Yes, I agree  No, I want more informations
acce-o /
FrançaisEnglishEspañol
> El museo de Cluny, museo nacional de la edad media > Historia del museo

HISTORIA DEL MUSEO

Cuidado : el palacio de los abades de Cluny está cerrado hasta el fin de 2020.
Desde la nueva recepción del museo se puede visitar : el frigidarium, las termas de la Antigüedad (recorrido con guía), las tapicerías de La Dama del Unicornio y una selección de70 tesoros de la colección permanente y por fin las exposiciones temporales.

Alexandre Du Sommerard, un aficionado coleccionista 
La historia del palacio de Cluny y de la fundación del museo, en el siglo XIX , están íntimamente relacionadas con la familia du Sommerard. Consejero en el Tribunal de Cuentas, Alexandre du Sommerard (1779-1842) fue uno de los aficionados de esta primera mitad del siglo XIX que despertaron un nuevo interés por el periodo medieval. Reúne una amplia colección dedicada a las artes de la Edad Media y se instala en 1832 en una parte del palacio. Tras su muerte, el Estado compra el palacio de Cluny y sus colecciones, de cerca de 1.500 objetos, en 1843. El mismo año, el ayuntamiento de París cede al Estado las termas galorromanas y el depósito lapidario que contenía, incluido el Pilar de los nautas.

Creación del museo
Radicado bajo la tutela de la Comisión de Monumentos Históricos, el museo es el fruto de este acercamiento, que le permite cubrir la historia de las artes, desde la Antigüedad hasta el Renacimiento, y beneficiarse de muchas aportaciones, como los Apóstoles y las vidrieras de la Santa Capilla. Se confía la dirección a Edmond du Sommerard, el hijo de Alexandre. Durante cuarenta años, amplía considerablemente la colección y realiza varias adquisiciones relevantes, como la rosa de oro y el antependium del tesoro de la catedral de Basilea, la tapicería de La Dama y el Unicornio, las de La Vida señorial y de la leyenda de San Esteban, o también las coronas visigodas de Guarrazar. A su muerte en 1885, el conjunto contaba con cerca de 11.000 objetos. Con Edmond du Sommerard, la fisionomía del museo cambia: el periodo cronológico cubierto por las colecciones se amplía, la presentación pasa a ser más clara y más exigente, desde un punto de vista científico, se publica un primer catálogo. Sus sucesores, Alfred Darcel y Édouard Saglio, continúan su obra y ponen de relieve, prolongándola hasta el periodo moderno, la dominante artes decorativas que el museo había, además, hecho nacer.

Evoluciones y transformaciones
Tras la Segunda Guerra Mundial, se vuelve a diseñar la totalidad del recorrido. Mientras que las obras de la Antigüedad se presentan en el frigidarium de las termas, los objetos medievales se muestran siguiendo un hilo temático, inspirado por el Livre des métiers [Libro de los Oficios] de Étienne Boileau, escrito al final del reino de San Luis. En 1977, la creación del museo nacional del Renacimiento en el castillo de Ecouen provoca el traslado de más de 5.000 objetos. El descubrimiento fortuito de las cabezas de la galería de los reyes de Notre-Dame de París, en 1977, brinda la oportunidad de acondicionar una nueva sala para recibirlas.

En la actualidad, un proyecto está en proceso, para volver a desplegar las colecciones y racionalizar las circulaciones y la articulación entre las diversas entidades, sin alterar el carácter único de la residencia medieval y de las termas de la Antigüedad. El nuevo marco de las tapicerías de La Dama del Unicornio, marca el primer paso hacia este nuevo episodio de la vida del museo.